Menu
 


* Libro cuya riqueza no antes explorada son cuevas, petrograbados y pinturas murales; planos, orografía y lugares de culto al agua

María de la Asunción García Samper, arqueóloga, nos muestra el contenido rico en arqueología de la Sierra de Guadalupe, en cinco capítulos. Foto Jorge Villa.

Jorge Villa Acevedo | Red-Accion | domingo 29 de abril de 2018

Una visión retrospectiva que remite a 5 mil años antes de la era cristiana y nos presenta ahora, con referencias arqueológicas importantes, una serie de fotografías y plataformas, planos y la identificación de los 29 volcanes -ahora cerros- en los que habitaban en sus entornos ancestrales los pueblos hídricos del Valle de México, es en esencia el contenido del libro “La Sierra de Guadalupe Tonantzint Cuautlicue”.

Un paseo a lo largo de toda la montaña con un lugar como punto de referencia a lo largo de sus 35 kilómetros, Cuamilpa, que en su parte alta muestra la riqueza no explorada antes de cuevas, petrograbados y pintura mural captadas en imágenes con cámara tradicional por la parte alta de Tulpetlac, éste, como uno de los muchos ejemplos.

Toda la parte de arriba de la Sierra está plagada de la presencia o huella del ser humano -subraya la arqueóloga María de la Asunción García Samper. Vemos algunas pinturas en rojo y con grabados en algunas cuevas y esos son comparativamente lugares de la época antediluviana, la época de los mamutes. “Tenemos esa presencia allá arriba”, acentúa la investigadora.

El Observatorio, sitio prehispánico que se localiza subiendo a Cuamilpa por Ecatepec. Foto García Samper.

Las Venitas

Nativos de San Cristóbal, la cabecera municipal de Ecatepec, conocen muy bien Las Venitas, jagüeyes o depósitos de agua donde acostumbraban nadar y que se consideraban formados en el presente remoto o el siglo pasado.

“No señores, cuando existen argumentos arqueológicos, con grandes plataformas, con montículos visibles -ahí en Las Venitas-, y también sistemas de control del agua y esas rocas con petrograbados, se nos habla de un lugar de culto al agua, de un lugar de vivienda, de gente que hizo esos jagüeyes que se llenaba a través del temporal”, precisa la también coordinadora del libro.



Las y los coautores Norma Escobedo Altamirano, Beatriz Ortega Pineda, Juan Aguilar Cuevas y Hugo Monroy Luna nos ofrecen asimismo -entre otros interesantes capítulos-, la orografía e identificación de los 29 cerros -antes volcanes- que contiene la Sierra de Guadalupe Tonantzint Cuautlicue.

En algunos, sólo tenemos el o los datos que se anotan.

1. Tres Padres, cuyo nombre original es Cuautepetl y significa Cerro del Águila, 2) El Picacho, o Citlaltepetl que significa Cerro de la Estrella, 3) Xoconuico, 4) Los Díaz, 5) Picacho Grande, 6) El Chiquihuite, cuyo nombre es Tecpayotl y significa Cerro de los Pedernales.

7) Moctezuma, 8) Tlalayotes, 9) Tlacomulco, es Tlacomulco, 10) Lázaro Cárdenas, Tlacatl; 11) El Panal, 12) Cabeza Blanca, 13) El Jaral, 14) El Fraile, 15) Santa Cruz, Ehecatepetl, Cerro del Viento, 16) Las Canteras, 17) Las Peñas, 18) Cuanauhatepec, Cuanauhatepec; 19) Chiquihuite Y 20) Zacatenco, Zacatenco, que quiere decir Lugar de Zacate.

21) María Auxiliadora, 22) El Tenayo, Tenayotl, lugar Amurallado, 23) Vicente Guerrero, Iohualtecatl, Casa de las Piedras Oscuras; 24) Tlayacampa, Tlayacapan, En los Primeros Cerros, 25) Cerro Gordo, Topil, Mayordomo; 26) Izhuatepetl, Izhuatepetl, Cerro de las Hojas, 27) Los Gachupines, Zacahuizco, En las Hierbas Espinosas, 28) La Villa, Tepeyac, En la Nariz de la Sierra, y 29) Coyoco, que igual es su nombre original, Coyoco.

Cueva con restos de pintura mural en sus paredes y techos situada en la Sierra de Guadalupe. Foto García Samper.

Superficie de la Sierra de Guadalupe

La Sierra de Guadalupe Tonantzin Cuautlicue políticamente abarca una extensión de la delegación Gustavo A. Madero y de los municipios de Coacalco, Tlalnepantla, Tultitlán, Ecatepec y un mínimo de Tultepec.

El área que cubre queda comprendida entre los paralelos 19º 29’05” y 19º 37’30” de latitud norte y entre los meridianos 99º 02’30” y 99º 11’50” de longitud oeste.

Tiene una extensión de 16 kilómetros de norte a sur y 17 kilómetros de oriente a poniente. La altura máxima es en el cerro Cuautepetl, a 3 000 metros sobre el nivel del mar (msnm), y la altura mínima, el cerro Coyoco de 2 270 msnm. La Sierra cuenta con 3 240 hectáreas de reserva ecológica (si todavía se respeta). Fisiográficamente esta zona corresponde a la parte noroeste de la Cuenca de México y a las cuencas de los ríos de Tlalnepantla, Cuautitlán y Guadalupe.   

En sus 159 páginas, además de una amplia bibliografía, incluyendo enlaces digitales o links, se reproducen innumerables fotografías, todas ellas reveladas al papel, “no son como las de ahora, digitales”, se escucha decir en el video lo que comenta García Samper y que aquí mismo puede reproducirse.

La Tonantzin Cuautlicue de acuerdo al grabado de Dupaix.




Publicar un comentario Blogger

 
Top