Menu
 


En la gráfica, el autor de este artículo apoyando la lucha de San Antonio Zaragoza, Valle del Mezquital, Hidalgo.

Lunes 16 de enero de 2017

Fracasó la estrategia del miedo. La represión asesina, las cortinas de humo mediáticas y los provocadores violentos no lograron apagar el fuego de la indignación ciudadana. Al contrario, hicieron crecer aún más la llama de la protesta y la esperanza.

Desde la entrada en vigor del gasolinazo el 1º de enero, ha habido movilizaciones todos los días a lo largo y ancho de la República Mexicana. Algunas han sido pequeñas e intensas, otras medianas pero con gran arraigo popular, y otras enormes, llenando hasta el tope las plazas públicas correspondientes. Desde Tapachula hasta Tijuana, desde Ixmiquilpan hasta Mexicali, desde Acapulco hasta Camargo, y desde Guadalajara hasta la Ciudad de México, el pueblo mexicano se ha levantado.

Todos los sectores de la población han participado, incluyendo estudiantes, campesinos, maestros, carpinteros, médicos, oficinistas, transportistas y empresarios. El colapso en el valor del peso, el saqueo de los recursos naturales y el aumento generalizado en los precios nos afectan de manera directa a todos. El pueblo mexicano clama con una sola voz la exigencia común de paz, justicia, democracia y bienestar. Nos encontramos en medio de una auténtica coyuntura de ruptura del régimen imperante.

Enrique Peña Nieto se ha quedado solo y da la impresión de haber tirado la toalla. ¿El Presidente en funciones ya habrá echado a andar los preparativos para su escape anticipado del país? Siguiendo el ejemplo tanto de su amigo y cómplice Javier Duarte como de su maestro Raúl Salinas de Gortari, es muy probable que Peña Nieto ya haya mandado a imprimir pasaportes falsos para él y su familia para burlar los controles fronterizos. Seguramente también ya iniciaron las transferencias de las riquezas mal habidas de la familia real a cuentas blindadas en Miami, Panamá, las Islas Caimán o algún otro paraíso fiscal.

Quien hoy gobierna a México no es Peña Nieto, sino la dupla de Luis Videgaray y Miguel Ángel Osorio Chong. Videgaray opera en los bajos mundos del sector financiero internacional para, junto con su amigo Donald Trump, facilitar el saqueo nacional y la destrucción de la economía mexicana. Mientras, Osorio Chong comanda las fuerzas represivas del Estado para evitar que las protestas ciudadanas pacíficas crezcan y se coordinen. El secretario de Gobernación siembra provocadores, ataca la población con su Policía Federal y opera en el Congreso de la Unión para establecer una suspensión permanente de nuestros derechos humanos en todo el país.

Ya tenemos varios mártires. En el municipio de Ixmiquilpan, Hidalgo, por ejemplo, los policías federales se desquitaron con los indígenas del Valle de Mezquital disparando de manera indiscriminada entre una multitud de manifestantes pacíficos. Perdieron la vida los jóvenes Alan Gutiérrez, de 26 años, y Fredy Cruz, de 22 , y fueron heridas 20 personas más. Tanto Alan como Fredy eran los hermanos mayores y sostenes económicos de sus familias respectivas. Alan era empleado de una tienda de abarrotes y Fredy laboraba como agente de seguridad privada en un supermercado.

En Ixmiquilpan las protestas se iniciaron desde el 2 de enero. Ese día miles de personas bajaron a la carretera federal para protestar en contra del gasolinazo y la carestía. Simultáneamente se colocaron más de una docena de otros bloqueos a lo largo de todo el Valle del Mezquital.

Pero el 5 de enero, el ex gobernador de Hidalgo Osorio Chong mandó cientos de policías federales a desalojar violentamente la carretera. Los pobladores no cedieron y los policías emprendieron la huida, derrotados por la dignidad rebelde y pacífica del pueblo. Sin embargo, en plena retirada varias patrullas se detuvieron y como acción de desquite dispararon cobardemente contra el pueblo inerme (video aquí: http://ow.ly/vUSD3081u93).

La zona del Mezquital es mayoritariamente indígena (otomí de lengua hñähñú), de alta marginación y con una gran trayectoria de lucha social. Durante la Independencia, la Intervención Francesa y la Revolución Mexicana se colocó siempre a la vanguardia de las luchas sociales por la soberanía y la justicia. Ahí, en el municipio de Francisco I. Madero, se fundó en 1926 la siempre combativa Escuela Normal Rural Luis Villareal o El Mexe. Y el 18 de marzo de 1939, el general Lázaro Cárdenas eligió la ciudad de Ixmiquilpan para celebrar el primer aniversario de la expropiación petrolera.

Hoy no es ninguna excepción. En respuesta a la agresión gubernamental, las comunidades mantienen sus bloqueos hoy más firmes que nunca. Ahora no solamente exigen el fin al gasolinazo, sino también justicia para sus héroes caídos, así como la renuncia de Peña Nieto y la revocación de las 11 reformas estructurales. Comparto, por ejemplo, un mensaje que envía la comunidad de San Antonio Zaragoza a todo el pueblo mexicano, llamando a un levantamiento pacífico nacional, que un servidor tuvo la oportunidad de grabar en una visita de solidaridad durante el fin de semana (http://ow.ly/1g5r3081tff).

Un gobierno que responde con balas, provocaciones y cárcel a los justos reclamos pacíficos de su pueblo es un gobierno acorralado que ha perdido toda legitimidad y teme a su propia gente. La lucha será larga y no será fácil pero ya tomamos el primer paso: perderle el miedo a los saqueadores y los asesinos en el poder. El siguiente paso es conquistar al poder gubernamental para poder juntos, autoridades, movimientos y ciudadanos, reconstruir la Nación.

Twitter: @JohnMAckerman



Publicar un comentario Blogger

  1. Did you know you can shorten your urls with Shortest and get money for every click on your short links.

    ResponderEliminar

 
Top